Dark souls: Remaster

Todo sigue prácticamente igual, los atajos, el diseño de niveles, los patrones de ataque de los enemigos, la localización de los objetos, las misiones secundarias de los personajes, los pactos… Si os acordáis de dónde están las cosas y de lo que tenéis que hacer, os sentiréis como en casa yendo de un sitio a otro a toda velocidad y adelantándoos a las diferentes trampas que os esperan.

El sistema de combate tampoco se ha retocado, por lo que seguimos estando ante una aventura de acción en tiempo real y rol muy desafiante (que no imposible) en la que los errores se castigan duramente, obligándonos a andarnos con cien ojos y a ser muy pacientes, esquivando y bloqueando mientras esperamos el momento adecuado para atacar con cierta seguridad y evitando el contraataque, todo ello mientras gestionamos nuestra barra de energía para no quedarnos vendidos en el peor momento posible.

A pesar de todo, sí que hay algunos cambios menores que se han realizado para hacernos la vida un poco más cómoda. Por ejemplo, ahora tenemos la posibilidad de escoger la cantidad de objetos consumibles que queremos utilizar de una sola vez, por lo que se acabó eso de tener que utilizar las almas una a una. También contamos con un comando rápido para acceder al primer ítem de nuestro inventario, y las hogueras han añadido una nueva función para permitirnos cambiar de un pacto a otro siempre que queramos y sin necesidad de ir al mentor del mismo.

La parte jugable que más cambios ha recibido ha sido el multijugador, el cual ahora amplía su número de jugadores de cuatro a seis (cuatro aliados y dos invasores). Algo que nos ha parecido muy inteligente por parte de FromSoftware ha sido dejar esta nueva cifra como algo totalmente opcional, por lo que si queremos disfrutar de la experiencia multijugador original simplemente nos bastará con no usar el Dedo Reseco, un ítem que ahora puede comprarse al principio del juego por apenas 2.000 almas. Eso sí, su función principal no ha cambiado, por lo que su utilización también implica propiciar que seamos invadidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s